¿Jugamos? Encuentra las diferencias

shutterstock_54141064

Si pregunto cuál es la diferencia entre un hecho y una opinión, seguramente todos tendremos claro que un hecho es algo objetivo, observable y verificable por los sentidos, mientras que una opinión es algo subjetivo. ¿Debería entonces ser fácil distinguirlos, verdad? Te propongo comprobar si es así mediante un pequeño juego. ¿Te animas?

Lee las frases siguientes y piensa (y anota) si es un hecho (H) o una opinión (O).

1. Juan me hizo una pregunta durante la reunión.

2. Sergio es agresivo cuando habla conmigo.

3. Mi jefe se enfadó conmigo sin motivo.

4. Mi hijo, a menudo, deja la ropa tirada en el suelo.

5. Luis siempre llega tarde.

6. Roberto  juega mal al fútbol.

 

 

 

 

 

 

¿Listo? Veamos las respuestas:

  1. Si has contestado que es un hecho estamos de acuerdo. Se trata de una observación/descripción de algo que pasó en la reunión sin añadirle ninguna evaluación.
  2. Opinión. Decir que “es agresivo” es una evaluación. El hecho sería especificar qué hizo/dijo, que yo consideré (mi evaluación) “agresivo”. Además, “cuando habla conmigo”, es una generalización: ¿siempre? ¿alguna vez no ha “sido agresivo”?
  3. Si has contestado que es un hecho no estamos de acuerdo por doble motivo. Decir que “se enfadó” es una evaluación, porque otra persona podría interpretarlo como que “se asustó” o que “se ofendió”. Un hecho sería decir que “tiró al suelo el objeto que tenía en sus manos”. Lo de “sin motivo” creo que está claro que es bastante probable que, para la otra persona, hubiera un motivo para actuar como actuó.
  4. Opinión. Dejar la ropa en el suelo es un hecho, sin embargo, decir “a menudo”, es una evaluación. ¿Cuánto es “a menudo”? ¿Para todo el mundo significa lo mismo? Una observación sería: “los cinco últimos días, al volver de trabajar, me he encontrado tu ropa en el suelo de tu habitación”.
  5. Opinión. ¿Qué significa para ti llegar tarde? ¿Cinco minutos o veinte? Quizás quince minutos sea lo normal en el entorno en el que tú te mueves y puede que ese estándar sea diferente para otra persona. Además, este “llegar tarde”, ¿ocurre en todos los ámbitos? Puede que suela “llegar tarde” en el ámbito familiar pero no en el profesional… ¿Cómo sería un hecho? “Luis ha llegado 10 minutos después de la hora de la convocatoria en tres de las cuatro últimas reuniones.”
  6. No, aunque pueda parecerlo, no es un hecho. Aquí hay una evaluación personal y subjetiva a partir de algo que has visto, algo comprobable, como por ejemplo: “Roberto no ha marcado un gol en veinte partidos” y ése sí sería el hecho. Otra persona podría sacar una conclusión diferente, como, “Roberto está desmotivado.”

 

Resultados:

De 4 a 6 correctas: ¡enhorabuena! Tienes las herramientas para una comunicación efectiva y un feedback de calidad. Ya hemos hablado en otras ocasiones de la importancia de separar hechos de interpretaciones como punto de partida para mejorar la comunicación con nosotros mismos y con los demás.

De 0 a 3 correctas: estás en ello. Quizás tienes clara la diferencia teórica entre hecho y juicio, pero aún, ciertas palabras o matices te despistan. Sigue prestando atención y aplica un pequeño truco: un hecho es todo aquello que podría registrar una cámara de vídeo, lo demás son opiniones. Y sobre todo…¡sigue jugando!

 

Basado en un post del recomendable blog Rumbo Interior.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

3 thoughts on “¿Jugamos? Encuentra las diferencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *