…la asertividad?

La asertividad es un estilo de comunicación que nos permite defender nuestros derechos y expresar nuestra opinión, gustos e intereses, de manera libre y clara, sin agredir a otros y sin permitir que nos agredan.

Pongamos como ejemplo que vas a una tienda a devolver unos zapatos que te has puesto dos veces y a los que se le cayó el tacón. La dependienta insiste en que, como están usados, no pueden cambiarte ni devolverte nada y que, además, se pueden arreglar. Tú no estás conforme e insistes en que quieres devolverlos. La dependienta te vuelve a decir que no es posible y añade además: “Hay mucha gente que esperando. Por favor, deje paso a los demás.

En esta, nada agradable situación, podemos ver estilos diferentes de respuesta:

  • Te sientes culpable (o avergonzado) y te vas – Estilo Pasivo.
  • Le dices a la dependienta, cada vez más enfadado: “¡ME DA IGUAL! Eso no es problema mío, sino de ustedes” – Estilo Agresivo.
  • De forma serena y a la vez directa, le dices: “Es verdad, estoy deteniendo la cola. Le sugiero que atienda rápidamente mi queja para que no tengan que esperar más rato todavía” – Estilo Asertivo

La comunicación asertiva sigue la pauta “yo gano-tú ganas”, a diferencia de los otros dos estilos de comunicación, el pasivo (“yo pierdo-tú ganas”) y el agresivo (“yo gano-tú pierdes”).

Hay que resaltar que la asertividad no es un rasgo de personalidad, sino una habilidad que se puede aprender y entrenar. Comunicarnos de forma asertiva nos permitirá hablar de nosotros mismos, aceptar cumplidos, pedir ayuda, discrepar abiertamente, pedir aclaraciones y aprender a decir “no”, entre otras cosas.

Desde aquí, puedes acceder a nuestro post que sobre Asertividad, en el que te presentamos un diálogo de ejemplo, con un protagonista muy asertivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *