Solo en el aeropuerto

Soledad en aeropuerto

Imagina que estás en el aeropuerto, son las once de la noche, estás a punto de coger el vuelo de regreso a casa y te dicen que ha sido cancelado y que el siguiente es ¡a las seis de la mañana! Siete horas de espera por delante, nada más y nada menos. ¿Cómo te sentirías? ¿Qué harías?

Creo que muchos nos pondríamos de mal humor en un primer momento (“¡qué mala suerte!”), después optaríamos a lo mejor por ser prácticos y buscar un hotel donde dormir o un banco cómodo donde pasar la espera, con un libro, una peli… Richard Dunn, un canadiense diseñador de iluminación, sin embargo, vio la oportunidad perfecta para dejar volar su creatividad e improvisación: tenía su iPhone y un aeropuerto desierto como set de rodaje, así que ¿por qué no aprovechar para grabar su propio video musica sobre su soledad: un playback del tema “All by myself” de Celine Dion?

Aquí lo tienes. Mientras ves el video, (y te recomiendo verlo hasta el final, ¡va a mejor!), ten en cuenta que Dunn estaba completamente solo, sin nadie que le grabara. Su único equipo era su iPhone, su iPad (para la música), su maletín para ordenador con un asa extensible y cinta adhesiva que pidió al personal del aeropuerto. Una vez en casa, editó el video en su ordenador. El resultado: una noche divertida, productiva, un video que al final subió a la red y ¡más de 15 millones de visitas!… Éxito inesperado y un fenómeno viral.

Tres señales muy positivas por las que me encantaría hacer un video así:

  1. Significaría que estoy viendo oportunidades y no problemas. Este es el ejemplo perfecto de que no son los acontecimientos los que nos hacen sentir de una forma o de otra, sino nuestra interpretación. Ante una espera de siete horas en un aeropuerto vacío y de noche, Richard Dunn, no vio un inconveniente, sino una oportunidad de hacer algo diferente y divertido.
  2. Significaría que estoy llevando la creatividad más allá de las limitaciones. ¿Cuántas veces nos lamentamos de no tener más medios para hacer un mejor trabajo? Con un presupuesto y unos recursos prácticamente inexistentes, Richard Dunn creó un video que en muchos aspectos no desmerece frente a producciones más costosas. ¿Que no hay trípode? Pues se fija el iPhone a una silla con ruedas o al asa extensible del maletín con cinta adhesiva, y así se puede grabar desde diferentes ángulos. ¡La imaginación y las buenas ideas al poder!
  3. Significaría que estoy dejando fuera vergüenzas y miedos tontos. Incluso no viendo a nadie a mi alrededor dudo mucho que me atreviera a hacer algo así… ¿y si aparecen? ¿y las cámaras de seguridad? ¿y si me llaman la atención por subirme al mostrador? Tantos “y sis” que nos paralizan… El problema es que la línea que separa la excelencia del ridículo es muy delgada, por lo que si nos dejamos vencer por estos “y sis”, no nos arriesgaremos a hacer algo grande.

Por lo pronto, me grabaré este recodatorio: ver set de rodajes en vez de aeropuertos vacíos, oportunidades de creatividad frente a limitaciones y excelencia frente al qué dirán. Después, quién sabe…

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

2 thoughts on “Solo en el aeropuerto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *