Delego…luego existo

“Conozco a alguien que solía traer trabajo a casa al terminar su horario. Y cada noche después de cenar con su familia, se iba a un rincón y trabajaba varias horas más. Una vez, su hija de seis años le preguntó a su mamá, “¿Por qué papá se va a ese rincón todos los días después de cenar?” La mamá le explicó que papá tenía mucho trabajo que hacer, y que no le había sido posible terminar durante el día. La hija replicó, ” ¿Entonces por qué no ponen a papá en una clase con los lentos?” Cuando su esposa le contó lo que la niña había dicho, la realidad lo sacudió y decidió que a partir de ese momento no traería más trabajo a casa. La única forma en la que podría lograr hacer todo el trabajo dentro de su horario normal de oficina, era delegar parte de ello a otros.”

Sigue leyendo