El liderazgo empieza por uno mismo

 Un hombre  se encuentra dando vueltas alrededor de una farola, mirando hacia abajo. Pasa por allí un vecino.

– ¿Ha perdido alguna cosa?- le pregunta.

– Sí, estoy buscando mi llave.

El vecino se queda con él para ayudarle a buscar. Después de buscar durante mucho tiempo le pregunta:

– ¿Está seguro de haberla perdido aquí?

– No…la perdí en la entrada de mi casa…

– Entonces… ¿por qué la estamos buscando aquí?

– Pues porque aquí hay más luz…

Este  viejo chiste ilustra a la perfección algo que hacemos muy a menudo: buscamos la solución a nuestros problemas en el lugar equivocado, simplemente porque nos parece más fácil. Pretender liderar a los demás, sin ser líderes de nosotros mismos es buscar las llaves debajo de la farola.

Sigue leyendo